jueves, 26 de febrero de 2015

Nuevas mitras IV


La última de las cuatro mitras que el papa Francisco ha estrenado este año (la 25 de su pontificado), es la usada en el Miércoles de Ceniza (18/2/15). Se trata de una mitra que, conforme a la antigua clarificación puede llamarse simple, porque es absolutamente blanca.

El papa había usado ya una mitra simple en muchas ocasiones, al igual que sus predecesores (la n. 2). Pero esa mitra tiene los bordes en dorado, a la usanza de los pontífices. La novedad de esta es que tiene los bordes en color plata, que combinaban con los bordados plateados que tenía la casulla que utilizó ese día.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Nuevas mitras III


La tercera mitra estrenada por el papa Francisco este año (la n. 24 de su pontificado) fue la que usó en la misa en el Rizal Park de Manila, el 18/01/2015. Esa misma mitra fue utilizada en la misa en la fiesta de la Presentación del Señor (2/02/15).


martes, 24 de febrero de 2015

Nuevas mitras II

La segunda mitra estrenada por el papa Francisco este año (la n. 23 de su pontificado) fue la que usó en la misa en el Aeropuerto Tacloban  el 17/01/2015, la misa que fue marcada por la fuerte lluvia que cayó durante la celebración, cuya foto adjuntamos a esta entrada.


lunes, 23 de febrero de 2015

Nuevas mitras I

En lo que va del año, el papa Francisco ha estrenado cuatro mitras. La primera (n. 22 de su pontificado) fue la que usó en la misa en la Catedral de Manila el 16/01/2015, cuya foto adjuntamos a esta entrada. 

viernes, 20 de febrero de 2015

El papa revistiéndose

Unas imágenes que casi nunca pueden verse fueron mostradas por el Centro Televisivo Vaticano durante la misa del Miércoles de Ceniza que celebró el papa. Se trata del Santo Padre revistiéndose. Casi siempre que se pone la estola, la casulla y el palio tras una procesión en la que viste capa pluvial, la televisión hace tomas del templo o de los fieles. Pero ahora pudo verse cómo Mons. Marini le acercó la estola a besar antes de ponérsela en los hombros, y cómo le puso la casulla. 



miércoles, 18 de febrero de 2015

Miércoles de Ceniza: ultima misa de Benedicto XVI

En el Miércoles de Ceniza de hace dos años, el papa Benedicto XVI celebró su última misa pública como Romano Pontífice. Ese día no se siguió la tradición de que el papa celebrara en Santa Sabina, por la gran cantidad de fieles que deseaban asistir, y la ceremonia fue en la Basílica de San Pedro.

Al terminar, durante la procesión de salida, el Coro de la Capilla Sixtina interpretó el Tu es Petrus (Tu eres Pedro) de Palestrina. Fue muy emocionante esa interpretación, porque fue acompañada por el aplauso espontáneo de todos los fieles. El secretario del papa y Prefecto de la Casa Pontifica, S.E.R. Georg Gänswein no pudo ocultar la emoción y rompió a llorar mientras avanzaba detrás del papa Ratzinger.

Les dejo el video de ese momento:

martes, 17 de febrero de 2015

Miércoles de Ceniza II

El Miércoles de Ceniza es uno de los pocos días en que el Santo Padre celebra solo, sin que ningún sacerdote u obispo concelebre con el. Los cardenales están presentes, pero escuchan la misa sin concelebrar.

Como comentábamos ayer, antes de esa misa hay una procesión desde San Anselmo. Durante la procesión se cantan las letanías de los santos. Cuando la procesión que encabeza el Romano Pontífice llega a la Basílica de Santa Sabina, es costumbre que se entone el himno penitencial “Attende Domine”. A mi me impresiona la sobriedad de esta canto, junto con la profundidad de su letra. Es muy cuaresmal.

El texto es el siguiente:

Attende Domine, et miserere quia peccavimus tibi.
1.- Ad te Rex summe, omnium Redemptor oculos nostros sublevamus flentes: exaudi Christe, suplicantum preces
2.- Dextera Patris, lapis angularis, via salutis, ianua coelestis, ablue nostri maculas delicti
3.- Rogamus Deus, tuam maiestatem: auribus sacris gemitus exaudi, crimina  nostra placidus indulge.
4.- Tibi fattemur crimina admissa, contrito corde pendimus oculta, tua, Redemptor,  pietas ignoscat.
5.- Innocens captus, nec repugnans ductus, testibus falsis pro impiis damnatus: quos redemisti, tu conserva, Christe.


Escucha, Señor y ten misericordia porque hemos pecado contra ti.
1.- A ti, Rey soberano, Redentor de todos levantamos nuestros ojos en llanto: escucha, Cristo, las plegarias de los que te suplican.
2.- Oh diestra del Padre, piedra angular, camino de la salvación y puerta del cielo: lava las manchas de nuestros delitos.
3.- Rogamos oh Dios, a tu majestad: con tus oídos santos escucha nuestros gemidos, y perdona bondadoso nuestras culpas.
4.- Nuestros pecados cometidos los confesamos ante ti; con corazón contrito te manifestamos lo oculto: que tu clemencia, oh Redentor, nos las perdone.
5.-Inocente  fuiste capturado y llevado sin poner resistencia, y condenado por los impíos con testigos falsos. A los que redimiste, consérvalos tú, oh Cristo.


Les dejo el video de este himno entonado como canto del ofertorio del Miércoles de Ceniza de 2010.



lunes, 16 de febrero de 2015

Miércoles de Ceniza


El próximo miércoles es Miércoles de Ceniza. El papa celebrará la misa en la Basílica de Santa Sabina, pero saldrá en procesión desde la Basílica de San Anselmo. ¿Por qué es esto?

Una antigua tradición de la Diócesis de Roma son las “estaciones cuaresmales”. Cada uno de los días de cuaresma, se reunía la comunidad en una “iglesia menor” de la Urbe. El papa pronunciaba una oración y desde ahí se partía en procesión, cantando la letanía de los santos, hasta una “iglesia titular” o basílica, donde se celebraba la Misa.

El objetode la práctica de estas estaciones cuaresmales es el de resaltar la dimensión peregrinante del camino cuaresmal como itinerario hacia la Pascua.

En los antiguos misales se recogía esta tradición, indicando el día y la basílica en la que se celebraba la estación. Así todo el mundo se unía a la Iglesia de Roma. Por ejemplo, se decía: “Miércoles de Ceniza: Feria de primera clase. Estación en Santa Sabina”.

De acuerdo a esta tradición, el papa acude todos los años a la Basílica de San Anselmo. Ahí pronuncia una breve oración y se inicia una procesión hasta la Basílica de Santa Sabina, en donde se celebra la misa dentro de la cual se lleva a cabo el rito de la ceniza, como en cualquier lugar del mundo.


La costumbre es que el cardenal presbítero que tiene el título de Santa Sabina sea quien le imponga la ceniza al papa. En este caso es el cardenal Jozef Tomko.